REVISTA BUILDERS
EDICIÓN #3
MENÚ
Suscríbete
INFORME
6 grandes desafíos que enfrentan los desarrolladores uruguayos
Share this article
Sin censura, más de 1.000 desarrolladores de diferentes empresas opinan de forma anónima sobre los principales desafíos que afrontan en su día a día laboral. Aparecen entonces aspectos vinculados al aprendizaje de nuevas tecnologías, las altas exigencias por parte de las compañías, la falta de profesionalismo en la implementación de algunas metodologías y a las dificultades de trabajar en modo remoto.
Nuevamente nos basamos en el método SMIQ (single more important question), enviando a profesionales del sector una única pregunta para responder de forma abierta: ¿Cuál es el desafío más grande con el que estás luchando en tu trabajo ahora mismo?
En base a 1.118 respuestas, identificamos 6 focos temáticos que detallamos a continuación:
1. Aprendizaje de nuevas tecnologías. 2. Metodologías y procesos de trabajo mal implementados. 3. Falta de motivación y reconocimiento. 4. Comunicación e inglés. 5. Trabajo remoto y administración del tiempo. 6. El desafío de liderar equipos.
1. Aprendizaje de nuevas tecnologías El mundo de la tecnología cambia de forma constante y eso requiere que las personas que trabajan en el sector deban mantenerse actualizadas en cuanto a conocimientos técnicos. La capacidad de aprender a dominar nuevas herramientas rápidamente y la curiosidad por el conocimiento, son ejemplos de los atributos que las organizaciones de tecnología buscan especialmente en sus profesionales. Sin embargo, esto que es presentado como un camino de desarrollo profesional, muestra aspectos no del todo positivos para algunos desarrolladores. Muchos de ellos opinan que la falta de tiempo, las deadlines y la difícil interacción con sus superiores, minimiza sus chances de profundizar acerca de tecnologías o metodologías nuevas.
"Un gran desafío es mantenerme al día con las últimas tendencias y tecnologías de desarrollo, principalmente por la falta de tiempo para capacitarme en ellas".
"Resulta complejo estar a la altura de los stacks tecnológicos que se utilizan, por ejemplo en EEUU, ya que (las organizaciones) siempre están queriendo probar o hacer cosas en tecnologías nuevas, lo cual habitualmente termina en que uno tiene que capacitarse en tiempo récord y no siempre de buena manera. Además de que el tiempo en TI es completamente diferente al tiempo normal. Por decir algo, en 3 meses salen 10 frameworks nuevos para una misma tecnología como javascript y no siempre podemos aprenderlos todos".
"En mi caso fue desafiante tener que desarrollar una aplicación en React Native sin tener experiencia en esa tecnología. Tuve un mes para aprender la tecnología y el proyecto duró un año".
"Es difícil trabajar en el código creado por otra persona en una tecnología con la cual aún no me siento 100% cómodo. Más aún sabiendo que en un mes el proyecto será todo mío, dado que la persona que lo empezó se va de la empresa".
"Uno de los mayores desafíos para mí es encontrar motivación y evitar la frustración cuando se trabaja con tecnologías obsoletas o codebases muy antiguas. Sé de trabajos en los que aún soportan Internet Explorer. ¡En pleno 2021! Los empleadores Uruguayos suelen tener una mentalidad muy antigua a la hora de programar, y les cuesta muchísimo adaptarse a nuevas tecnologías, alienando a sus trabajadores más jóvenes, que aprendieron con lenguajes y tecnologías modernas".
"Es complicado tener tiempo para seguir aprendiendo tecnologías o ganando expertise en las que ya conozco. En el trabajo se aprende, pero no sobra demasiado tiempo de mi día como para concentrarme en otros proyectos paralelos".
"Un desafío importante es trabajar principalmente con tecnologías que nunca antes usé, para las cuales no se me preparó con antelación, ni de manera ágil ni efectiva. Sin embargo, debo tener un buen desempeño de forma prácticamente inmediata y constante".
"El aprendizaje continuo de herramientas para potenciar el desarrollo es un poco cansador. Aunque el objetivo está claro y motiva a seguir adelante siempre, sabemos que es non-stop. Estoy aprendiendo un nuevo lenguaje y aún no lo entiendo del todo. A veces siento que invierto más tiempo investigando que resolviendo mi objetivo".
"Estar atrapado dentro de una tecnología y no poder seguir aprendiendo cosas nuevas".
"Mi principal desafío es seguir aprendiendo y adaptarme a los proyectos que se vienen en un futuro muy cercano. El aprender, entender y saber aplicar correctamente los conceptos necesarios para tener un buen desempeño creo que es el desafío más grande y más importante con el que constantemente lucho".
2. Metodologías y procesos de trabajo mal implementados La mayoría de las organizaciones en el sector de tecnología demandan atención al detalle, capacidad de auto-gestión y resolución de problemas por parte de sus desarrolladores. Esto haría suponer a más de uno que las compañías elaboran procesos de trabajo eficientes y cuando algo falla es porque algunos de sus colaboradores no logran adaptarse a ellos. Sin embargo, de acuerdo a lo expresado por desarrolladores que trabajan en todo tipo de empresas (estatales, software factories y de producto propio), frecuentemente las exigentes fechas de entrega desatan una rueda de hámster caótica en la que la calidad de la solución se ve relegada. Otro aspecto que se repite en las respuestas es la falta de entendimiento de aspectos técnicos por parte de las personas responsables de marcar las pautas de trabajo.
"Necesitamos volver el negocio más humano, crear y comunicar una cultura organizacional, mejorar las relaciones internas. Debemos lograr que todas las áreas de la empresa comprendan el proceso de desarrollo de software y que los desarrolladores no son máquinas".
"Detecto una mala aplicación de Agile, en este caso Scrum, donde se realizan las ceremonias y superficialmente se cumple con la metodología, pero en aspectos fundamentales no se desarrolla de forma Agile. Por ejemplo, las funcionalidades son divididas en sub-bloques de desarrollo, pero sólo con el fin de poder realizar las tareas en un sprint. No se planifica realmente para poder hacer desarrollo incremental. Otro aspecto similar es la dependencia extrema sobre herramientas modernas para el desarrollo como ElasticSearch. Son geniales, pero no deberían usarse para acelerar búsquedas sobre bases de datos para evitar tener que normalizarlas y optimizarlas".
"Trabajo para una empresa que tiene muchos programadores y desafíos de alta complejidad a resolver, incluyendo un nivel alto de seguridad y disponibilidad de las aplicaciones, pero no me escuchan cuando exijo que se debe utilizar una metodología ágil, documentar, requerimientos estables, testing, etc. Exigen excelencia al programador pero no le brindan las herramientas para asegurarla. Lidio día a día con eso. En algunas cosas me escuchan, pero en el global de un cambio más drástico para acercarse más a la excelencia y minimizar errores, no".
"Actualmente, hay una corriente global que sostiene que todos pueden programar. Y mucha gente cree esto, en particular las empresas y los clientes. Pero como en todo arte (así lo considero yo) hay ciertas características innatas en las personas que son necesarias para saber programar de forma correcta. Entre ellas podría enumerar: pensamiento analítico y saber cómo manejar las frustraciones, por sobre muchas más. Lo anterior genera que se crea que una persona en 6 meses o un año puede producir código de calidad, y el problema es que esa calidad se mide en el tiempo, y para cuando se hace visible la falta de calidad, el error ya es muy caro de reparar. Hacer entender la calidad del trabajo es clave para que un cliente o una empresa logren comprender el valor agregado que uno trae a la mesa. Y no es solamente comparar el precio que uno cobra por hora".
"Mi mayor desafío es lidiar con la frustración que a veces me genera ser un Junior y tener que llevar tareas complejas que me ponen a prueba. Tiene su lado negativo, pero a su vez positivo, ya que es un constante aprendizaje y avance y espero poder estar a la altura. Doy lo mejor de mí".
"Un gran desafío es enfrentar la rotación de personal y disminuir los tiempos de ramp up".
"La burocracia institucional impide el flujo del desarrollo. En este sentido, el desafío pasa por la mentalidad de empleo público que no se adapta al trabajo de un desarrollador".
"Mi principal desafío tiene que ver con los sprints entregables vs la calidad de lo hecho. Cuando entro a empresas que trabajan con sprints muy cerrados, con tareas muy concretas, el equipo sólo se enfoca en entregar en fecha, pensando que igual, luego va a venir un feedback para mejorar, lo que termina generando rework innecesario. Esto se puede optimizar con procesos más definidos, generando una cultura de desarrollo que involucre emparejamiento de prácticas, nomenclaturas, criterios de aceptación no tan locos pero sí que cumplan un mínimo de calidad necesario y más charlas con el equipo para brindar puntos de vista. Cada año cambio de trabajo y pasé por muchas empresas de IT (desde publicidad digital, hasta software factory y ahora una startup con un producto concreto) y siempre al equipo, por más que le digan que hay que trabajar con SCRUM o alguna metodología ágil, le sucede que pierde foco en nivelar conocimientos, en sentir que todos están de acuerdo en la misma metodología. Ahí es donde se termina en rework innecesario, perjudicando al cliente por delay o falta de calidad y a veces es perjudicando al propio desarrollador, que recibe críticas por no entregar lo mejor, o no entregar en fecha. Esa presión en un rubro de desempleo cero, termina en renuncias sin argumentos fuertes, más que 'no estoy cómodo', 'prefiero otra cosa', 'mucho trabajo'".
"Como primera experiencia siendo Desarrollador Salesforce, el desafío con el que lucho día a día (independientemente del framework o lenguaje) es programar en soluciones desarrolladas por otros colegas. Este desafío me ha hecho reafirmar aún más lo importante que son las buenas prácticas de la programación (correcto indentado, declaración de variables con un nombre lógico al componente, la reutilización de código, etc.) y por último pero no menos importante, la buena documentación o comentarios en el código per se".
3. Falta de motivación y reconocimiento Para quien trabaja en tecnología, uno de los principales atractivos es el potencial de crecimiento que puede ofrecer la industria y que prometen algunas organizaciones. Algunos desarrolladores aseguran que no se sienten motivados con su trabajo y que no divisan chances serias de desarrollo en el horizonte. Otros ven las oportunidades de crecimiento y aprendizaje como una meta personal y su desafío es justamente dar la talla para poder alcanzar sus metas.
“El puesto en el que estoy es poco dinámico, cuesta motivarse en el día a día. Por eso busco siempre nuevos desafíos”.
“A veces el salario demora en aumentar y, dada la alta demanda, esto hace que a uno lo busquen constantemente de otros lugares y se vea tentado. Esto se solucionaría rápidamente con aumentos de salarios adecuados al nivel de cada desarrollador”.
“Muchas veces las empresas intentan aumentar sus recursos y se olvidan de la capacidad interna de sus profesionales, dejando a aquellos con más tiempo en la empresa olvidados, con salario desactualizado y con trabajos un poco más tediosos que los que cualquier nuevo empleado tendría. Ni hablar que tampoco se actualiza a aquellos viejos empleados con nueva infraestructura. Agregar ‘cursos’ y ‘validaciones’ no es suficiente. Agregar ‘carrera profesional interna’ tampoco, más si al final del día se ven los mismos recursos moviéndose de un lado a otro, con mayores posibilidades, y por el simple hecho de tener más cercanía afectiva con personal interno de alto mando”.
“Las compañías deberían tener una actualización de los modelos económicos (para los salarios) acorde a la competencia, y no esperar a que se quieran ir sus trabajadores para subirles el salario”.
“Desde hace 9 años estoy en la misma empresa, bien pago y haciendo cosas aburridas con la misma tecnología. El desafío es salir de ahí para fundar mi propia empresa”.
“Mi desafío es crecer. Tener un rol más fuerte en la toma de decisiones. Influir directamente en la evolución digital de la empresa”.
“Busco aprender cosas que me lleven a tener un cargo más alto y mejorar profesionalmente como también económicamente”.
“El problema es que no te prometen nada para un cambio de rol. Entonces el desarrollador tiene que apostar ‘por si se da’, cuando sabemos que a veces hay personas que se motivan cuando ya les dan la oportunidad y en esa oportunidad dan todo de sí. Dar todo de uno mismo por un ‘por las dudas’, no es motivador en absoluto”.
“Hay una falta de claridad en cuanto al career path de crecimiento”.
“En el día a día, las tareas recurrentes de mantenimiento son bastante tediosas y pesadas. Por otro lado, sería bueno tener más cercanía con algunos gerentes”.
4. Comunicación e inglés Cada vez más, las organizaciones están capacitando a sus desarrolladores en habilidades de comunicación que les permitan entrar en contacto con clientes, relevar requerimientos y saber trasladarlos al resto del equipo. A eso se suma, que muchas de estas interacciones son en idioma inglés, algo que para muchos es un desafío a considerar.
“El desafío más grande de mi trabajo es la organización de proyectos y comunicación con el cliente. Programar es lo más fácil del proceso, pero cuando tenés un cliente que no sabe lo que quiere o como expresarlo, se vuele imposible”.
“Resulta complejo traducir los requerimientos no técnicos de clientes de Estados Unidos en requerimientos técnicos. La gente, la falta de comunicación con los stake holders -porque no tienen tiempo- y la falta de confianza me obligan a hacer las cosas varias veces, y a veces dejo que no se hagan porque me agota convencerlos de lo que hay que hacer”.
“Mi principal desafío es la comunicación. Trabajo para una empresa de USA y si bien me manejo bien con el inglés, siento que me falta para poder desarrollarme totalmente”.
“Un punto clave es interactuar con native English speakers sin tener yo una formación profesional en el idioma inglés”.
5. Trabajo remoto y administración del tiempo El trabajo remoto, como consecuencia de la pandemia por el COVID-19, ha sido una buena solución en términos sanitarios, pero según muchos desarrolladores encuestados no es el modelo de trabajo ideal para quienes necesitan tener definido un tiempo y especio para trabajar y poder así asociar a su hogar con su tiempo libre y actividades de ocio. Desde 2020 hasta la fecha el sector de las Tecnologías de la Información lleva adelante sus tareas de forma remota, con pocos casos de presencialidad al 100%. Para profesionales del sector, esto dificulta la comunicación y vuelve complejo el proceso de disipar dudas durante el trabajo de desarrollo.
“La comunicación entre equipos remotos es un desafío clave. Creo que hay mucho tiempo y dinero que se pierde por dicho motivo, además de aumentar la disconformidad interna y externa de cada equipo”.
“Estoy trabajando de forma remota con tecnologías en las que no tengo experiencia. Uno siempre puede googlear y tratar de ser autodidacta, pero se extraña esa inmediatez de consultar dudas con alguien que está a un par de metros de distancia. Por supuesto que también se puede hacer de forma remota, pero es diferente, sobre todo en los tiempos que se manejan”.
“Manejar el estrés se está haciendo muy difícil. Cuando elegí la casa en la que vivo ahora, no lo hice pensando en cumplir mi horario ahí todos los días. Realmente necesitaría más espacio; un lugar que sea mi despacho para trabajar y no un lugar improvisado. Si la situación se mantiene, estoy considerando mudarme para algún lugar alejado de Montevideo, donde no existe el estrés de la ciudad y el precio por alquilar una vivienda más espaciosa, se reduce significativamente”. “Al trabajar más de 8 horas, teniendo en cuenta el overtime inesperado, a veces se hace difícil poder cumplir con otras responsabilidades personales por ejemplo la asistencia a eventos importantes u otras actividades extra laborales”.
“El desafío más grande fue la organización de mis tiempos mientras lidiamos con la pandemia. Mi motivación para trabajar cayó bastante desde que empezó el encierro, pero es algo que ha mejorado mucho en los últimos meses”.
“Lo más complejo es el balance trabajo-vida. Me cuesta dejar de hacer cosas relacionadas al trabajo en mi tiempo libre”.
“El trabajo remoto diario se vuelve difícil. Abogo por una variante mixta, o al menos tener la posibilidad de poder hacerlo presencial”.
“El desafío está relacionado más al rubro en su combinación con el home office. El mayor desafío es encontrar el balance y el aislamiento entre las horas de vida personal y las horas de trabajo”.
6. El desafío de liderar equipos Un componente clave en el desarrollo de carrera es gestionar equipos. Hablamos de un desafío que involucra habilidades que no todos los profesionales de tecnología tienen. A esto se suman otras tareas que los líderes de equipos deben seguir llevando adelante como consecuencia de la falta de personal calificado en el sector y la alta rotación de personal que caracteriza a algunas empresas.
“En este momento estoy agarrando muchas tareas de liderazgo dentro del área de desarrollo, pero también sigo con tareas propias de desarrollador y de gestión del equipo. El desafío más grande que tengo ahora es cómo manejar la multitarea, el cambio de contexto constante, mantenerme productivo y que no me sobrepasen las situaciones. En otras palabras, no volverme loco”. “Hoy en día estoy aprendiendo una tecnología nueva que es el pilar del área en el que trabajo y a su vez gestionando todas las tareas que son responsabilidad de la misma, ya que el jefe renunció y tuve que asumir este rol. Los desafíos son todos los días, pero como todo, en cada crisis hay oportunidades”. “Lo más complejo es integrar a mi equipo que está teletrabajando. Se ha perdido mucha interacción y en los últimos tiempos también se ha perdido productividad”. “Mi desafío es liderar un equipo 100% remoto dando soporte a un sitio de producción de un cliente grande. Detener los ciberataques a dicho cliente, evitando fugas de información sensible, y simultáneamente, entregar mejoras del producto”.