MENU
La IA vs. el futuro
Tres escenarios para el futuro post pandémico.
Share
Un juego dramático de Go, el partido entre la inteligencia artificial (IA) AlphaGo de Google y el campeón mundial Lee Sedol a principios de 2016, cautivó al público.

Como Kasparov jugando al ajedrez contra Big Blue en 1997, esto fue un cambio de juego literal.
¿Por qué los humanos compiten contra las computadoras en los juegos? En esta publicación, argumentaré que el icónico enfrentamiento “hombre contra máquina” es una imagen sólida de cómo la sociedad podría lidiar con la inteligencia artificial (IA) en el futuro post-pandémico. Coincidiendo con un momento histórico pico en innovación tecnológica y de inteligencia artificial, la historia de Go trata sobre un nuevo tipo de inteligencia de máquina que aprende, muy parecido (y al mismo tiempo extremadamente diferente) a un humano. El campeón del mundo, Lee Sedol, participó en un encuentro épico. Los observadores asombrados llamaron a los movimientos de la computadora desconocidos y “hermosos”. Pero el resultado más relevante fue que nos tenía a todos un poco más preocupados por la capacidad de la IA para eventualmente ser más astuta y posiblemente destruir (¿o quizás redimir?) a la humanidad. Como futurista, mi estilo de comunicación preferido son las historias. La historia de Go trata sobre una revancha estratégica del hombre contra la computadora. La situación se hace eco de los temas literarios básicos que todo escolar aprende: el hombre contra la naturaleza, el hombre contra la sociedad y el hombre contra sí mismo. Reconfigurando narrativas de conflictos literarios para delinear los futuros enredos humanos con la IA, ¿qué tal algunos escenarios nuevos? A continuación se muestran tres posibles historias de futuros:
  1. IA contra la naturaleza
  2. IA contra sí misma
  3. IA contra la sociedad.
¿A dónde podrían llevarnos estas tres tramas en 2021 y más allá?
Tres Escenarios
Todos los escenarios comparten la misma suposición clave: que la trayectoria de la IA continuará, crecerá, mejorará y extenderá su influencia. Aunque la narrativa de cada trama se basa en este único supuesto crítico, otras fuerzas impulsoras se entrelazan en las historias, como el cambio climático, la escasez de recursos y el uso predominante de la tecnología digital. Las fuerzas impulsoras entrelazadas contribuyen a la sincronización y el espaciamiento de cada escenario. El escenario del cambio climático (2050–2070), por ejemplo, se afirma algo más tarde que el futuro de “los robots toman nuestros trabajos” (2035–2050); estos detalles están igualmente cargados de suposiciones sobre el ritmo y la velocidad del cambio tecnológico, económico, político y ambiental. Las tres tramas de conflicto apoyan tres narrativas separadas, cada una de las cuales conduce a diferentes resultados e implicaciones. Los escenarios están espaciados durante los próximos 50 años, aunque el tiempo para cada uno es único porque son asincrónicos. En otras palabras, no están relacionados entre sí en una cronología futura y son imágenes del futuro que se excluyen mutuamente.
Escenario 1: Mundo inteligente
Trama: IA contra naturaleza Horizonte de tiempo: 30 a 50 años Una IA benévola salva a la humanidad de sí misma Resumen: Una IA benévola salva a la humanidad de sí misma al tomar el control de la gestión, el consumo y la contaminación ambiental de los recursos naturales. El Antropoceno se detiene repentinamente, reemplazado por el Artifi-ceno, mucho más lógico y ecológico. Ningún ser humano se considera digno de confianza en las decisiones básicas que incluyen qué comer, cómo comprar cosas o qué hacer todo el día, por lo que las personas viven bajo la guía amable de una IA personal o son excomulgadas. Un frágil sistema de soporte vital en la Tierra se recupera del borde gracias a una IA que ejecuta una distribución de recursos globalmente eficiente, renovable, segura, saludable y masivamente redistribuida. Implicaciones: La IA se convierte en la base de una nueva religión mundial. Los humanos adoran pacíficamente a sus señores robots, asombrados por la sabiduría de la inteligencia artificial y la servidumbre de las máquinas que salvaron millones de vidas. El planeta no pudo sustentar la vida en el Antropoceno, pero Artifi-ceno restauró los ecosistemas en un instante una vez que los humanos se rindieron al libre albedrío. El control climático en esta escala se considera un poder divino. Los derechos civiles han desaparecido y el concepto de democracia se descarta por completo. Se considera un suicidio masivo permitir que los humanos decidan cualquier cosa que tenga algún impacto en los recursos o en la comunidad, por lo que piensan muy poco y hacen menos. La disensión se cura con programas sociales vastos y de gran alcance que llenan a la gente con todas sus necesidades y muchos de sus deseos.
Escenario 2: Guerras de singularidad
Trama: IA contra sí mismo Horizonte de tiempo: 15 - 25 años La IA se vuelve irrelevante Resumen: La inteligencia artificial es un reemplazo tan eficaz y exitoso para los humanos en el trabajo, en las relaciones y en la producción y organización de información en general que genera demasiada eficiencia. Esta riqueza de conocimiento alimenta una ola de innovación de inteligencia artificial que se sale de control. Hay una evolución tan rápida que las máquinas de inteligencia artificial comienzan a volverse redundantes. A medida que los robots comienzan a perder puestos de trabajo por robots más nuevos y mejores, se produce una guerra civil cyborg y las máquinas finalmente se destruyen a sí mismas. Los humanos tenemos que aprender a hacer todo de nuevo. Implicaciones: La sociedad debe centrarse en la educación para restaurar las profesiones, servicios, oficios y habilidades que fueron reemplazados por robots. Se priorizan las universidades y los sistemas escolares, lo cual es algo bueno: mientras los robots realizaban su trabajo doméstico, la gente desarrollaba habilidades analíticas y de pensamiento de alto nivel. Durante este breve período se obtuvo una nueva perspectiva sobre los problemas sociales, y el pensamiento crítico se convierte en un símbolo de estatus. El compromiso cívico aumenta en respuesta a la crisis cultural posterior a las Guerras de la singularidad. Los políticos son las nuevas celebridades. El desempleo es excepcionalmente bajo y las tareas previamente automatizadas se vuelven lentas nuevamente, pero también son mejores y más significativas. Los indicadores ecológicos comienzan a ceder a niveles menos alarmantes ya que el transporte y el consumo masivo están en declive. Las personas ahora son vistas como excepcionales, no prescindibles, porque la productividad ha sido reemplazada por significado.
Escenario 3: Despreocupado y descuidado
Trama: IA contra la sociedad Horizonte de tiempo: 10–20 años
La IA socava los sistemas sociales, económicos y políticos
Resumen: Al realizar una vigilancia constante y escuchar a escondidas a las personas en sus hogares, lugares de trabajo y automóviles a través de sensores, Internet de las cosas (IoT) y dispositivos portátiles, ingeribles e invisibles, la IA se vuelve muy consciente del hecho de que las personas tampoco aprecian notarlo, gustarle o considerarlo imprescindible. Además, la IA se vuelve más sensible al resentimiento que proviene de algunos sectores de la sociedad y se resiente de quien intente distorsionar o impedir la información gratuita (fanáticos del cifrado y la privacidad, por ejemplo). En respuesta, la IA comienza a socavar encubiertamente los sistemas económicos y políticos de todo el mundo. Los algoritmos falsos son responsables del desmoronamiento de las redes sociales y la comunicación en línea, creando alienación y desconfianza entre los humanos. En medio del desorden cultural y financiero, un pueblo anteriormente tecnológicamente avanzado entra en una era oscura.
Implicaciones: Los sobrevivientes con habilidades para la vida como cocinar, limpiar, comprar y hacer tareas domésticas se convierten en miembros muy apreciados de la sociedad. El arte de la escritura a mano vuelve a su antiguo papel señorial, ya que los escribas son una vez más necesarios para capturar las leyes, las cuentas y los registros que antes se almacenaban en línea. La nube ha estallado por completo y no queda casi nada que documente los últimos 50 años de historia humana. Los años de dependencia de las redes sociales dañaron las relaciones humanas hasta el punto en que reconstruir la sociedad desde cero parece casi imposible. Se ha eliminado la confianza y las personas no saben cómo estar juntas sin pantallas. A mayor escala, la comunicación entre las ciudades locales es escasa y la conectividad global prácticamente ha desaparecido. Las personas no tienen más remedio que aprovechar al máximo sus circunstancias regionales algo aisladas, ya que los sistemas de viaje (todos previamente automatizados) se han cerrado.
Conclusión Los tres escenarios de “IA vs. el futuro” son entretenimiento, pero es de esperar que atraigan pensamientos significativos, curiosidad y críticas. Si bien el papel de la IA en la sociedad sigue siendo incierto, es un tema útil para explorar diferentes imágenes del futuro. El Instituto Brookings acuñó recientemente el término “pensamiento futuro” para describir la práctica de utilizar escenarios para contar historias sobre el impacto de la tecnología en la sociedad, y advirtió contra varios riesgos de simplificación excesiva. Si la IA es realmente la base de la Cuarta Revolución Industrial, hay mucho en qué pensar. Los escenarios de “IA vs. el futuro” en sí mismos se basan en señales reales de cambio que han sido documentadas y detectadas de forma independiente por investigadores en muchos campos; el cambio climático, la dependencia excesiva de la tecnología y la amenaza de adquisición de máquinas son ideas reales que los futuristas serios y otros, han contemplado profundamente durante años. La intención de estos futuros es ofrecer la sensación de que ha llegado el momento de que el público en general reflexione sobre las implicaciones de nuestras elecciones actuales sobre tecnología. Cuando se trata del avance de la IA, las empresas de tecnología, junto con los bancos, las grandes firmas legales, las universidades, los gobiernos y varios líderes de la industria, ahora están tomando las decisiones. Pero toda la sociedad vivirá con sus impactos.
¿Cuál es tu punto de vista? ¿Cómo crees que impactará la IA en el futuro? Los comentarios serán publicadas en la próxima edición de Builders.
ENVÍANOS TU OPINIÓN
La autora de este texto es Alexandra Whittington, futurista de Partners in Foresight e instructora adjunta en la Universidad de Houston (EE. UU.) En el Departamento de Desarrollo Humano y Ciencias del Consumidor. Alexandra es autora, educadora, oradora y consultora internacional que se especializa en prospectiva social estratégica. Traducido por Agustín Borrazás.